Saltar al contenido

El coronavirus felino (gatos)

Antes que nada hay que aclarar que el coronavirus felino es una enfermedad distinta a los coronavirus humanos. Aunque ha habido un caso de un perro infectado en Hong Kong, hasta la fecha no hay pruebas de que un perro, un gato o cualquier mascota puedan transmitir el COVID-19 a seres humanos.

El coronavirus felino FCoV es un virus ARN que afecta a los gatos, y existen dos tipos de variantes de esta enfermedad: un tipo entérico que invade el tracto digestivo FECV y otro tipo que provoca la peritonitis infecciosa felina FIPV.

 Coronavirus felino (gatos)

La transmisión de este virus es oro-fecal, es decir, que se excreta en las heces de animales sanos que son portadores del mismo. Los gatos expulsan las heces que contienen este coronavirus y el contacto de otro animal favorece el contagio, que es muy frecuente y con una tasa muy elevada.

Generalmente los gatos se curan espontáneamente de esta enfermedad, que no tiene ningún tratamiento efectivo, con la complicación de que este virus tiene la capacidad de mutar. Se calcula que entre el 25 y el 40% de los gatos domésticos se encuentran infectados, incrementándose este porcentaje al 80-100% en los casos en que viven en grandes cantidades en una misma casa o criadero.

Los síntomas del coronavirus felino entérico más frecuentes son gastroenteritis leve y de tipo crónico. Afecta principalmente a gatos que poseen una inmunidad leve, como los gatos muy pequeños y los mayores de edad. En el caso de la forma seca del virus las afecciones se producen en varios órganos, por lo cual los síntomas pueden ser muy variados. En la forma húmeda se producen fluidos en cavidades corporales, como en el peritoneo y la pleura. Los síntomas compartidos tanto en la forma húmeda como en la seca son la fiebre, inapetencia y letargia.

Al ser una enfermedad incurable, el tratamiento es sintomático a base de antiinflamatorios y estimulantes de apetito. Hasta el momento no existen pruebas científicas de que haya antivirales eficientes para tratar esta enfermedad.

Para evitar que esta enfermedad se expanda sí existen tratamientos preventivos, como la vacunación y distintas medidas higiénicas como puede ser la utilización de bandeja de arena.

es_ESEspañol